La meditación no es mística, no es de otro mundo ni inaccesible. No está reservada para la élite ni para los que están inmersos en religiones orientales o alternativas.  La meditación es muy práctica y terrenal. De hecho, es el estado natural.

Mindfulness y Meditación son, en esencia,lo mismo,  sólo que el primer término es acuñado con un carácter más científico y laico en Occidente.  Para que las personas no se priven de los grandes beneficios de la meditación sean cuales sean sus creencias religiosas.

Me gusta decir que Mindfulness es la sabiduría oriental demostrada científicamente y aplicada en nuestro día a día.

Independientemente de aquello en lo que creas,  piensa siempre que practicar la meditación te ayuda a tener una vida más feliz y saludable.

¿Por qué? !Pues sigue leyendo!

Meditar mejora la salud. 

El simple hecho de meditar sobre la respiración ayuda a disminuir la presión arterial, ralentiza el ritmo cardiaco y alivia la ansiedad, además del dolor. También fortalece el sistema inmunológico y sirve para prevenir enfermedades.

Pero además,  al meditar fabricas serotonina, ¿te suena esta sustancia? Uno de los cuatro neurotransmisores que influyen directamente en la sensación de bienstar, felicidad y placer.

Meditar para agudizar la mente.

Ser capaz de centrar tu atención en algo concreto sin dispersarte hará que seas más eficaz en todo lo que hagas. Suelo decir que cuando practicas técnicas de respiración consciente cambias tu personalidad sin darte cuenta. Por supuesto, ! para mejor !   Las personas que meditan son más constantes, disciplinadas, eficaces, exitosas y, or supuesto, felices.

Meditar transforma tu cerebro y mejora tu vida.

Con la meditación el cerebro cambia su manera de funcionar. Hay mayor frecuencia en la producción de ondas alta y, después de un tiempo de práctica, se generan ondas Gamma. A largo plazo también hay modificaciones a nivel de los neurotransmisores: se produce menos glutamato, un elemento que favorece la excitación nerviosa. También se ha comprobado que aparece una mayor conectividad neuronal.

Por todo ello no es exagerado decir que la meditación cambia tanto la estructura como el funcionamiento del cerebro, además de tener beneficios en el plano emocional.

Las ondas Alfa son características de los estados psicológicos de tranquilidad y felicidad. Cuando el cerebro funciona en esta frecuencia es más difícil que te den gripes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. También hace más resistente todo tu aparato inmunológico.

Meditar como higiene personal para limpiarte.

Recibes muchos estímulos diarios de diferentes medios Si te sientes sobrecargado/a necesitas soltar ese exceso de información recibida con la que cargas todo el tiempo.  La meditación te ayuda a liberar el inconsciente y dejar espacio libre para que emerja la Presencia.

Meditar para gestionar las emociones.

Es fácil que te vuelvas una persona irascible si llevas una vida muy estresante. Meditar observando los pensamientos y las emociones,  dejando espacio y distancia, te ayuda a desapegarte de las formas y experimentar calma en medio de la tempestad. Además,  un aspecto importante de la meditación es el no juicio y la aceptación.  Esto te ayuda a aceptar las emociones sin etiquetar como buenas o malas y poder gestionarlas mejor según el momento.

Meditar para sanar problemas psicológicos.

El mindfulness se utiliza por profesionales de la salud (psicólogos, psiquiatras y médicos en general) para problemas habituales de ansiedad, estrés, depresión, insomnio, déficit de atención e hiperactividad, etc.  Y también para trastornos mentales mayores y de personalidad con magníficos resultados.

La meditación se incorpora cada día más a  tratamientos médicos y psiquiátricos. Se utiliza principalmente para manejar la depresión, la ansiedad, trastorno obsesivo, trastorno de estrés postraumático, dolores crónicos, alergias recurrentes y enfermedades por inmunodeficiencia.

Más recientemente muchos médicos han comenzado a emplear la meditación como una práctica preventiva, para garantizar un óptimo estado de salud. Se puede realizar a cualquier edad y en cualquier clase de condición. No se conoce ninguna contraindicación.

Meditar para empatizar con los demás.

Un aspecto importante en el mindfulness o la meditación es la Compasión.  Conectar con uno mismo te lleva a conectar con el otro y el todo.

Poco a poco comienzas a percibir la conexión con todo lo que te rodea por lo que tu relación con los demás es más amable, solidaria y empática.

Meditar para contemplar los misterios de la vida.

Si el mundo te abruma y tienes la sensación de que la vida tiene que ser algo más que esto que haces cada día.  La meditación puede ayudarte a un crecimiento interior y espiritual que te ayude a vivir con propósito cada día.

Medita si quieres comprender el significado de tu vida, tu destino, tu conexión con todos los seres vivos o con el universo.

Medita si quieres vivir despierto del sueño de la vida.

Medita si quieres coger las riendas de tu vida, tener a tu maravillosa mente como aliada, en lugar de enemiga, y aprender a vivir feliz cada día.

¿No sabes cómo empezar?

!Pues yo te ayudo!

Mis alumn@s del Curso Aprende a Meditar en 12 semanas y Mejora tu Vida,  están haciendo un reto de 21 días seguidos meditando. así que comparto contigo el audio que están escuchando cada día y te dejo también el calendario.  He comprobado cómo tener ese planning a mano e ir tachando los días ayuda a que las personas sean más constantes,  se mantengan enfocadas en el reto y, sobre todo,  acaben lo que empiezan.

Escucha el audio

 

Escucha el audio https://www.ivoox.com/reto-21-dias-seguidos-meditando-audios-mp3_rf_22042127_1.html

 

Comparte en las Redes Sociales:
Un comentario
Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *